¿De dónde obtener fe para ser sano?

La fe, puede que sea una de las cosas más difíciles de conseguir respecto al cristianismo. La Fe, en términos sencillos, es eso que nos permite creer sin tener la necesidad de ver o necesitar una prueba real. Obtener fe no es una tarea fácil, pero no imposible. Una de las mejores formas de obtener fe es leyendo la palabra Dios, de esta manera podemos ver y comprender los milagros y prodigios que hizo nuestro señor Jesús acá en la tierra. El mismo Jesús, en sus épocas realizaba milagros muy impactantes para que las personas tuvieran fe y creyeran en un Dios vivo, de esta manera iba sembrando la fe poco a poco en cada ser humano que estaba presente cuando él actuaba. Podríamos creer que ahora es distinto y que no podemos presenciar milagros de la misma manera en la que hacía Jesús, sin embargo, escuchemos lo que nos dice Lucas 9: 1 “Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades.” Jesús en esta cita bíblica nos habla que todos sus discípulos pueden y tienen la capacidad de sanar enfermedades. Toda persona con la suficiente fe y rectitud espiritual puede realizar milagros como estos; Jesús nos dio este regalo para no perder la fe, nos dijo que aunque él no esté (en forma física), podemos realizar sanaciones mediante el uso de la fe. Pero veamos lo que dice Marcos 5:34 “Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; ve en paz, y queda sana de tu azote.” Con esta pequeña parte, podemos aprender mucho acerca de la sanación. La fe que tiene el emisor tiene que ser tan fuerte como la del receptor. Jesús solo le dijo a la mujer que su misma fe la había hecho sana, esto nos quiere decir que de nada nos sirve accionar de diferentes formas para sanarnos, si no tenemos la fe suficiente para ello. En caso de que gusten más información respecto al tema, les recomiendo realmente el libro “La sanidad Divina” por Andrew Murray, en la editorial palabra pura; ver también en Amazon. Este libro los ayudará a comprender diversos temas acerca de la sanidad y a fe, una muy buena lectura si desean entender de una manera más certera la sanidad.

Pero, vayamos a la pregunta principal: ¿Dónde puedo obtener esa fe para ser sano? Para evacuar esta incógnita vayamos a Romanos 10:17 que dice: Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.En esta cita bíblica podemos encontrar una breve respuesta a lo cuestionado. Básicamente la palabra de Dios nos dice: “Para tener fe, debes leer la palabra de Dios” Parece fácil una vez que lo entiendes de esta manera, pero comprendámoslo mejor: tener verdadera fe quiere decir que nosotros mismos confiamos completamente en algo que no podemos ver; quiere decir que en caso de una enfermedad mortal sin cura conocida, nosotros podamos tener toda la confianza real de que un Dios al que no podemos ver nos va a sanar. Si lo vemos de esta manera puede ser un poco difícil entenderlo. Dirijámonos a Romanos 10:8-9 que nos comenta: “Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” Dios nos está dando la salvación en esta cita bíblica de una manera muy sencilla, tan sencilla que parece poco creíble, pero recordemos lo que Jesús nos dijo en Mateo 17:20 “Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.” El diámetro de un grano de mostaza es de aproximadamente 1 a 2 milímetros, es insignificantemente pequeño, mas sin embargo, el mismo Jesús lo compara con el tamaño de la fe que deberíamos tener para cumplir lo que él nos dice en la cita: “(…) y nada os será imposible.” Ahora sí podríamos verlo como un reto, un reto que casi se escapa de nuestra capacidad humana sin embargo, tenemos un Dios misericordioso y paciente que entiende nuestras falencias como ser humano y nos permite la sanidad pese a la minúscula fe que tengamos.

Si tratamos de responder exactamente de dónde podemos obtener la fe para ser sano, nos encontraríamos con la respuesta la cual creo que es la correcta. Leyendo la palabra de Dios podemos obtener mucha sabiduría y conocimiento acerca de la fe, una fe que nos permite ser los puentes para que Jesús de sanidad a muchas personas. Claramente como vimos en anteriormente en las citas bíblicas, no es una tarea fácil ni mucho corta, es una tarea que nos llevará un largo camino, pero que sin duda, nos promete una recompensa muy grande.

Deja un comentario

Item added to cart.
0 items - $0.00
es_MXES_MX