¿Es correcto orar: «Señor, sáname si es tu voluntad»?

A lo largo de los anteriores artículos, hemos visto los milagros y sanaciones que Dios ha hecho a las personas a lo largo del tiempo. De cómo han sido sanas mediante Jesús y sus apóstoles. La sanidad es algo que todos queremos, algo que todos anhelamos, pero puede que muchos nosotros no lo comprendamos; el saber orar es algo indispensable para poder obtener esta sanidad. La oración por sí sola es una grandísima forma de poder comunicarnos con nuestro padre todo poderoso, Dios. Mediante la misma, podemos llegar a tener conversaciones, pedir sanaciones, solicitar ayuda; tal como nos lo manda la palabra de Dios en Colosenses 4:2 que dice: “Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias”. Claramente en esta cita bíblica que nos mantengamos en oración, siempre orientándola en acción de gracias hacia Dios. Este tipo de lecturas o artículos pueden llegar a resultarnos confusos para algunos de nosotros, por que en diversas ocasiones hemos orado y no hemos percibido una respuesta inmediata o al menos una conexión divina con Dios. Puede que muchos de nosotros en este aspecto nos estemos equivocando sobre el cómo pedirle favores a Dios, uno de los aspectos de mayor importancia debe de ser el siempre permanecer en el camino de Dios caminando con Jesús, tal como nos lo dice la palabra divina en Juan 15:7: “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho”. Claramente esta cita bíblica no hace mas que recalcar lo que hemos nombrado anteriormente, incluso muchas veces nos olvidamos del pilar fundamental de todo esto, la fe. Esta sencilla cosa es lo que nos hace sentir este amor por Dios, es lo hace que nuestras oraciones sean realmente escuchadas, incluso se nos ordena pedir con fe, tal como lo dice 1: 6: “Pero pidan con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.”

Pero, respondiendo a la pregunta principal que nos incumbe acá: ¿Por qué no es correcto orar “Señor, sáname si es tu voluntad”? Para poder entender esto de una buena manera, veamos lo que nos dice el libro: La Sanidad Divina, por Andrew Murray: “Aquel que desea obtener sanidad del Señor la recibe con gozo. No es una obediencia legalista la que Él requiere, una obediencia que depende de sus esfuerzos personales. No. Dios le pide a cambio, que se abandone como un niño pequeño, uno que pone toda su atención y conscientemente se deja dirigir. Esto es lo que Dios espera de él. Y la sanidad de su cuerpo será el resultado de esa fe semejante a la de un niño, y el Señor se revelará a él como el Salvador todopoderoso que sana su cuerpo y santifica su alma.” Gracias a este trozo de este libro, podemos despejar esta duda. Dios siempre va a querer lo mejor para nosotros, siempre va a buscar el bien para cada uno, el siempre nos tiene en cuenta, el siempre tiene disponible esta sanidad que tanto estamos buscando, lo que sucede, es que nosotros no la sabemos pedir o no sabemos cómo. Por este motivo, no se debe pedir: “Señor, sáname si es tu voluntad”, por que él siempre está dispuesto a sanarnos, nosotros somos los que no tenemos (en muchos casos) la confianza para poder entregarnos a los brazos de él y recibir tal sanación. Finalmente, si desean obtener mayor respuesta de este y otros temas super importantes, les recomiendo “La Sanidad Divina” por Andrew Murray, por la editorial palabra pura (ver también en amazon).

Autor: John Chaves.

Leave a Comment

Item added to cart.
0 items - $0.00
en_USEN