La diferencia entre limpieza y santificación

Limpieza y santificación, temas que sin duda van de la mano, temas que se relacionan estrechamente y que pueden llegar a tener percepciones similares. Sin embargo, tratemos de comprender un poco acerca de este tema. Para esto, trataremos de abordar ambos conceptos por separado mediante la palabra de Dios. Primeramente abarquémonos en la santidad. Primeramente hay que entender que solo Dios es el único y verdadero santo, tal y como lo dice 1 Samuel 2:2 en la palabra de Dios: “No hay santo como Jehová; Porque no hay ninguno fuera de ti, Y no hay refugio como el Dios nuestro.” En esta cita bíblica podemos comprender que no hay otro santo que no sea Dios. Él es el único con este título, con la santidad. Pero, esto no quiere decir que Dios no nos puede entregar un poco de su santidad para poder experimentarla y acercarnos más a él. De igual forma en Isaías podemos entender un poco mejor de este mandato y de cómo podemos obtener esta santidad entregada por Dios, en Isaías 1:16 nos dice: “Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo;”. Este tipo de lecturas me encantan. Algunas personas se preguntan: ¿cómo puedo llegar a ser bueno? O ¿cómo puedo cambiar mi vida? De una manera breve, esta cita en la palabra de Dios nos responde estas preguntas fácilmente, lo que tenemos que hacer es dejar de obrar mal para poder seguir el camino de Dios. Una de las mejores maneras para saber como podemos obrar bien es, leyendo la biblia. Entendiendo el manual de vida que se nos fue entregado por Dios, es una de las mejores maneras para poder comprender esto.

Limpieza, sin duda es una palabra con una definición muy amplia. De igual forma vamos a abordar este tema teniendo en claro que nadie es completamente limpio, tal como lo dice Proverbios 20:9: “¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, Limpio estoy de mi pecado?” Acá comprendemos desde un inicio que absolutamente nadie es perfecto o que no ha cometido pecado. Todos, en mayor o menor medida, somos pecadores y debemos limpiarnos para poder obtener la salvación.

Pero, si realmente queremos tener una respuesta certera acerca de limpieza y santificación, nos tenemos que dirigir al libro “El poder de la sangre de Jesús” por Andrew Murray en la editorial palabra pura (ver también en Amazon). En este maravilloso libro, podemos responder a la pregunta que nos compete acá: ¿Cuál es la diferencia entre la limpieza y la santificación? Para esto nos dirigiremos hacia el capítulo 5 del libro que nos dice: “Para un observador superficial parecería como que existe muy poca diferencia entre la purificación y la santificación. Las dos palabras parecen tener el mismo significado; sin embargo, la diferencia es grande e importante. La limpieza trata principalmente con la vieja vida y las manchas del pecado, las cuales necesitan ser removidas. La santificación concierne a la vida y características nuevas que Dios nos imparte. La santificación involucra la unión con Dios, y específicamente, la plenitud de bendición que fue comprada por su sangre.” Así de una manera bastante explícita podemos comprender la diferencia de entre estos dos términos tan importantes y que, sin duda alguna, sin alguno de estos dos términos, no llegaríamos a poder comprender de una manera más certera los misterios de la fe.

Autor: John Chaves.

Leave a Comment

Item added to cart.
0 items - $0.00
en_USEN