La relación de la humildad con la santidad.

Proverbios 29:23 dice: “La soberbia del hombre le abate; Pero al humilde de espíritu sustenta la honra.” Acá claramente Dios nos habla de una recompensa que recibiremos si nos mantenemos humildes. Esto es claramente muy hermoso, pero, ¿Qué tiene que ver todo esto con la santidad? Me parece que una de las mejores personas que nos pueden explicar este temas es el Padre Pío de Pietrelcina. Este fue un hombre que recibió numerosos dones espirituales por parte de Dios, sin embargo, siempre se mantuvo en la mas pura humildad, nunca le gustó la atención del público que recibió por tener estos dones. Fue buscado por miles de personas para la redención y perdón de los pecados. Pío dijo claramente que nunca se sintió digno de tener estos dones espirituales dados por Dios; incluso en un momento oró para que estos mismos se le fueran retirados, por que él decía que los sentía muy pesados.

Pío de Pietrelcina nos dijo: “Siempre debes humillarte ante Dios y ante los demás. Dios habla a los que son verdaderamente humildes, y les da sus dones”. Pío nos da en estas palabras la receta perfecta para obtener la santidad y la bendición de Dios de una manera muy sencilla. El humillarnos frente a las demás personas puede parecer una ofensa para nuestra propia persona, por que se preguntan: ¿por qué yo tengo que agachar la cabeza frente a otras personas? Pienso que no hay que verlo desde esta perspectiva, creo que lo deberíamos de verlo en el sentido de la humildad, un modo que lo que hace es mostrar que Dios nos hizo a todos por igual y no un ser humano superior a otro. Siempre reconociendo la grandeza de Dios y que a él siempre le debemos homenaje.

Luego de escuchar lo anterior mencionado, tal vez se pregunten: ¿Si de verdad todos fuéramos santos, Dios tiene espacio para todos en el cielo? haciéndonos esta sencilla pregunta podríamos entender lo que se dice en Mateo 22:14: “Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.” ¨Podríamos asumir erróneamente que, lo anterior dicho por Pío de Pietrelcina sería fácil cumplirlo. La verdad que no lo es tanto. Muchas personas tenemos el orgullos suficiente como para ni siquiera pedir perdón a una persona por un error que se haya cometido. Esto lo vemos claramente reflejado en Proverbios 17:9: “Quien disculpa una ofensa consigue amistad, quien la recuerda pierde al amigo.” Acá sencillamente podemos entender que el perdón es un pilar fundamental para el amor y la comprensión de la palabra de Dios y sus mandamientos. La humildad es eso que nos hace ser mas humanos y comprender que nadie está por encima o por debajo de nosotros, solo Dios. Comprender esto y nuestra bajeza como seres humanos es lo que nos puede llevar a comprender más acerca de la santidad y como conseguirla, por que, recordemos: “Lo que nos hace grandes, es ver lo pequeños que somos”. Aunque, si realmente queremos comprender acerca de este tema, hay un libro muy recomendado que se llama: “La humildad” por Andrew Murray, en la Editorial palabra pura (ver en Amazon). Este es un libro que nos hará ver y comprender este tema. A esto que todos estamos llamados, pero solo pocos contestan, la santidad.

Autor: John Chaves.

Leave a Comment

Item added to cart.
0 items - $0.00
en_USEN