Observar pero no juzgar

El hecho de juzgar a otras personas en este mundo moderno es algo que se ha hecho común, el criticar a alguien por cómo se viste, por cómo actúa, por cuáles son sus gustos, es algo que ha sido una constante en la vida de muchas personas. Sin embargo ¿Qué es lo que nos dice Dios respecto a esto? Para responder esta pregunta buscaremos en la Biblia: Romanos 2:1: “(…) tú, que juzgas a otros, no tienes excusa, no importa quien seas, pues al juzgar a otros te condenas a ti mismo, por qué haces las mismas cosas que hacen ellos. (…) ante Dios todas las personas son iguales”. Esto debería de ser suficiente para poder demostrarnos que absolutamente nadie debe de juzgar a otra persona, que nadie tiene la autoridad para hacerlo, solo el Todopoderoso.

Cosa la cual Dietrich Bonhoeffer lo entendería y lo cumpliría a la perfección; Dietrich fue un líder cristiano nacido en Alemania durante las épocas del nazismo. Este caballero formó parte de la resistencia contra el partido Nazi. En sus épocas de lucha contra el partido nacional socialista, dijo: “Juzgar a otros nos hace ciegos, no obstante, el amor nos hace ver. Al juzgar nos hacemos ciegos a nuestro propio mal y a la gracia que está disponible para el otro”. Bonhoeffer nos dejó muy en claro un punto que se resalta mucho en la palabra de Dios en Lucas 6:42 “¿O cómo puedes decir a tu hermano: «Hermano, déjame sacarte la mota que está en tu ojo», cuando tú mismo no ves la viga que está en tu ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo y entonces verás con claridad para sacar la mota que está en el ojo de tu hermano.” Claramente Dietrich nos avisa con sus palabras que hay que tener mucho cuidado con el juzgar a alguien, que por esta aparente simple acción, podemos llegar a dejar de percibir nuestros errores para así dar paso a la crítica, a los juicios, al sarcasmo, a estos errores que cada vez poco a poco nos van alejando más y más del camino de Dios y de su reino. Ver su libro, El Curso de Discipulado en la pagina Palabra Pura, ver en Amazon.

Después de lo anterior visto me surge esta interpretación: que difícil que es el observar pero no juzgar. Realmente para muchas personas es bastante difícil cumplir con lo que se nos dice la biblia, muchos de nosotros criticamos los defectos o acciones de otras personas sin percatarnos de que nosotros mismos podemos tener un error igual o incluso más grande. ¿Cuándo Jesús criticó a una persona por como vestía? ¿Qué hizo Jesús cuando iban a apedrear a la mujer adúltera?, ¿Acaso él se puso de lado de los apedreadores? ¿Acaso él incito a los Escribas y Fariseos a apedrear a esta mujer? No, Jesús hizo todo lo contrario a criticar y dejó una gran muestra de amor y perdón para todos los presentes en ese momento. Él se repuso y dijo: “El que esté libre de pecado que lance la primera piedra”. Cuánta verdad en tan pocas palabras es como yo definiría esto. Jesús en este caso nos dejó muy en claro y reafirmando lo que Dietrich Bonhoeffer nos dice en sus palabras “(…) El amor nos hace ver.” Esta pobre mujer que estaba apunto de ser ejecutada por su error, sin embargo, Jesús la miró con ojos de intenso amor y misericordia y le concedió su perdón diciéndole “(…) vete y no peques más.”

Muchas veces nos equivocamos y cometemos faltas en las que somos juzgados por ellas, que incluso nos hacen creer que somos malas personas, que no somos dignos de entrar al reino de los cielos, sin embargo, Jesús siempre está a nuestro lado dispuesto a perdonarnos y a levantarnos del suelo repitiendo las mismas palabras que le dijo a la mujer “(…) vete y no peques más.) Pero para las personas que juzgan también les dice explícitamente “El que esté libre de pecado que lance la primera piedra.”

Ojalá que cada uno de nosotros haya comprendido lo importante que es el respetar y no juzgar a otras personas por sus acciones, Jesús siempre estará al lado de nosotros para poder guiarnos en el camino correcto, simplemente tenemos que dejarlo entrar y aprender a escucharlo.

Autor: John Chaves

1 comentario en “Observar pero no juzgar”

  1. cordial saludo, con todo el respeto, tengo una intriga, en esta escritura entiendo que para juzgar debemos estar libre de pecado, en si no existe ninguno que este libre, la pregunta seria…
    ¿se puede juzgar si o no? como respuesta opino ” hay que dejar que las personas conviertan en libertinaje la gracia de nuestro señor jesucristo”, en la biblia se encuentran versos donde en los cuales, nosotros los atalayas vemos el pecado y nadien dice nada, por que es pecado, ya esta juzgando, hay que tener claro que no es lo mismo juzgar que criticar, muchos no entienden eso, el amor hecha fuera todo temor, y por amor se amonesta a los hermanos, por que entonces para que sirven las leyes, mandamientos, estatutos y decretos hechos por DIOS?
    a diario juzgamos ya sea una buena acción o una mala acción. en definición jesus saco a todos los que querian convertir en cueva de ladrones la casa de Dios. eso mismo hacemos los lideres, atalayas, intercesores, no permitimos que ese espiritu jezabelico entre a la iglesia y nadien dice nada.para eso estamos llamados, para esto fuimos escogidos, cristo esta cerca, hay que volvernos a la sana escritura sin levadura, la apostacia esta en juego y muchos no quieren guardarse en santi, solo se dejan llevar del ministerio o de sus dones. hay que despertar si podemos juzgar pero el unico que condena se llama DIOS, le dare dos ejemplos uno con una mujer y el otro con un hombre..
    HOMBRE: si yo veo a un siervo de DIOS ya bautizado pero anda descamisado sin camisa en la terraza de su casa a la luz de los vecinos, “somos carta abierta” yo debo corregirlo con misericordia, abalarle de una manera sabia como el fin de que mejore eso, ( es una observación o es una critica o le estoy juzgando)
    MUJER: una sierva viene a la iglesia con una faldita critica y apretadita osino con una falda larga y “apretaita” que se le marca todo, esta seduciendo dentro de la iglesia y nadie le puede decir nada por la ropa no salva a nadie y Dios lo que quiere es su corazón y el pastor es lo que quiere el diezmo no se preocupa por la salvación de sus ovejas, y permiten todo eso, que hoy en día se ve esa división entre los hermanos, el grupo que se guarda mas conocidos como iglesias sana doctrina o conservadoras, y el otro montón de cristianos liberales. esa es la guerra, hay que guardarse, sin santidad nadie vera al señor, esas mujeres que visten de esa manera se puede ver que están poseídas por un espíritu que se le conoce como “ana isa pie” ” o espíritus de la “metresa” en la biblia habla en el libro de apocalipsis de un espíritu llamado Jezabel que trae fornicación a la iglesia, esa maldita (disculpen la expresión) hay que sacarla, no podemos permitir que se monte en los altares para ejercer dominio. hago énfasis en que hay que sacar de la iglesia esos demonios que le están ocasionando daño al evangelio de cristo. quizás algo este de acuerdo con mi opinión, así mismo se que otros sintieron la espada y están ofendidos, pero el espíritu santo habla la verdad y no le tiene miedo a nada y todo aquel que esta en contra de la verdad esta traicionan a la verdad. y quizás este comentario pueda ser borrados de esta pagina pero no podrán callarnos jamás, se mure uno y nacen 100 con el mismo rema..
    ” pero mientras uno de nosotros este con vida, la guerra contra el diablo continua, siempre fuerte en el señor”
    ATT: evangelista Rafael Santo, que el Dios eterno me los BENDIGA AMEN.

    Responder

Deja un comentario

Item added to cart.
0 items - $0.00