¿Qué es la sanidad divina exactamente?

Sanidad divina. Este puede ser un tema muy interesante y a la vez muy complejo de comprender, es un tema muy ambiguo y que tal vez podría llegar a confundirnos. Pero, en este escrito, trataremos de dilucidar mediante la palabra de Dios, la biblia. Mateo 4:23 nos dice: “Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.” En este versículo bíblico podemos tener una cercana perspectiva de la sanidad, al menos de la sanidad física. Como nos relata la palabra de Dios acá leemos como Jesús iba por todo el pueblo sanando toda dolencia y enfermedad. Esto es algo muy hermoso, ya que tenemos la certeza de que si portamos la suficiente fe, seremos sanos por él mismo. Sin embargo, de esto podemos encontrar numerosas citas bíblicas al respecto, tales como: Mateo 8: 2-3; Mateo 12:13; Mateo 15:30 y demás citas bíblicas. Pero, el tema de la sanidad no puede simplemente terminar acá, o al menos, limitarse exclusivamente a lo material o a la salud física. Veamos lo que dice Mateo 12:22: “Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba.” De esta manera podemos entender que en el tema de la sanidad divina, no es únicamente ligado a lo físico. Vemos en esta cita bíblica que Jesús consiguió liberar el espíritu y alma de este pobre hombre, él acá liberó de una manera divina cuerpo y espíritu. Ya poco a poco nos vamos aproximando al concepto de sanidad divina, aunque, claramente no es algo que podamos definir de una manera exacta. Pero si gustan realmente de tener una visión certera acerca de lo que significa la sanidad divina, les recomiendo el libro “La sanidad divina” por Andrew Murray en la editorial palabra pura (ver también en Amazon). Este libro nos ayudará a dilucidar las dudas restantes respecto al tema, o incluso, nos ayudará a comprender el tema de una manera muy certera, acercándonos a Jesús y a su padre.

Regresando al tema, podemos ver un claro ejemplo de la sanidad divina en Isaías 53: 4-5 que nos dice: “Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, golpeado por Dios, y humillado. Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados.” Es simplemente maravilloso lo que se nos presenta en esta lectura bíblica. Acá tenemos justo la precepción del por que Jesús se sacrificó por nosotros, del por que derramó su sangre, del por que decidió morir para que podamos tener vida eterna, tener salvación divina, sanidad divina. Jesús decidió morir para que nosotros tengamos vida eterna, vida en él. Para mí, este es un concepto muy aproximado acerca de la sanidad divina, el entender que Jesús murió por nosotros y nuestros pecados, es maravilloso y que sin duda nos dispone a recibir esta sanidad.

Autor: John Chaves.

Deja un comentario

Item added to cart.
0 items - $0.00
es_MXES_MX